VERDURAS Y FRUTAS SIEMPRE FRESCAS EN TU CASA

  • 04 - Dec - 2019


Nada mejor que tener nuestros propios cultivos y aprovechar de trabajar en familia.


Siempre es una buena idea hacer nuestra propia huerta. No solo es la mejor época para hacerlo si no que además, podemos hacer que nuestros niños se involucren, más ahora que están prontos a salir de vacaciones.

Podemos crear un huerto urbano prácticamente en cualquier lugar, un pequeño jardín, un patio, una terraza, un balcón o incluso una ventana nos va a permitir cultivar nuestras hortalizas. Pero hay una cuestión indispensable, que es disponer de un lugar con luz directa.

Las hortalizas al igual que el resto de las plantas necesitan la luz solar para obtener energía a través de la fotosíntesis. En principio la mejor orientación será aquella que nos permita una buena cantidad de horas de luz directa, normalmente orientación sur o sureste, aunque también habrá que tener en cuenta los obstáculos que podamos tener y que nos puedan crear sombras, como edificaciones en alturas.

La mayoría de las veces no podemos elegir entre varias ubicaciones para el huerto y tenemos que adaptarnos al espacio disponible. Inlcuso, puede ser que nuestro espacio sólo permita el cultivo en primavera-verano, época durante la cual la trayectoria del sol es más elevada, disponiendo de luz suficiente, mientras que en invierno no reciba nada de luz. Sin embargo hay espacios que disponen de luz suficiente durante todo el año, pudiéndose cultivar en cada época los cultivos de temporada.

Por lo tanto, en función de la luz solar tenemos que elegir las hortalizas que cultivaremos. Si tenemos muchas horas de sol en verano, recurriremos a cultivos exigentes como las berenjenas, los tomates o los pimientos, mientras que si recibimos menos horas de sol, optaremos por cultivos menos exigentes como lechugas, cebollas, rábanos o frutillas.

Ahora es solo cosa de analizar bien el lugar donde harás tu huerta, la posición de la luz solar y qué te gustaría cultivar. ¡A trabajar!








AUTOR :