ENVUELVE TUS REGALOS DE NAVIDAD CON ORIGINALIDAD




Deja el típico envoltorio de todos los años y pon atención a las sugerencias que te daremos

 

El hecho de envolver regalos de forma decorativa o creativa no tiene por qué tomarnos mucho tiempo si contamos con los materiales adecuados. La persona que lo reciba no sólo se va a llevar una grata sorpresa, sino que además seguro que va a valorar el detalle y el esfuerzo de una linda presentación.

Sin duda tener a mano los materiales que vas a necesitar es la mejor forma de no tener excusas para dedicar unos minutos a envolver ese detalle que quieres tener con un amigo o familiar. Con un poco de práctica te darás cuenta que realmente el tiempo que se dedica no es tanto para el resultado que se obtiene.

Aquí van algunas ideas para que esta Navidad hagas un regalo que deje con la boca abierta a su destinatario, antes de abrirlo.

 

Papel Kraft

El papel kraft es resistente, reciclable y económico. Además, da una base neutra ideal para desarrollar nuestra creatividad y personalizarlo con diferentes complementos.

Otra de sus ventajas es que podemos escribir en él, estampar sellos y hacer unos bonitos y vistosos sobres.

 

Cuerda, cinta, hilo…

Las cuerdas o cintas son ideales para rematar y asegurar el envoltorio de nuestros regalos. Puedes utilizar tanto cintas de raso, como cuerdas, hilos, lanas, etc.

Si combinas varios colores o distintos tipos de cuerdas el efecto resultará mucho más decorativo. También puedes crear formas con cuerdas o cordones para decorar el papel kraft.

 

Cartulina

Con cartulina lisa o estampada puedes hacer múltiples adornos y etiquetas personalizadas.  Las cartulinas nos ayudarán a crear bonitos adornos para cualquier época del año dependiendo del diseño de la forma o figura que recortemos.

 

También se puede crear etiquetas que podemos personalizar incluyendo un mensaje o escribiendo el nombre del destinatario del regalo, algo muy útil para no confundirnos a la hora de repartir los regalos.

 

Todos estos materiales son económicos, fáciles de conseguir y además pueden ser reciclados de lo que ha quedado de los trabajos escolares de nuestros hijos. Con ellos podremos crear muchas combinaciones… ¡todo lo que podamos imaginar y seguro que de esta forma la sorpresa será doble!