CÓMO ACTUAR EN CASO DE AHOGAMIENTO EN UNA PISCINA O EN EL MAR

La piscina o el mar son lugares ideales para pasar un buen rato durante el verano, pero también pueden ser peligrosos sin supervisión. Por eso, es que ante una situación de ahogamiento, lo más importante es mantener la calma y llamar a algún sistema de emergencias. Mientras llegan los servicios de urgencia debemos sacar al afectado del agua con cuidado para que la cabeza, cuello y columna estén alineados.

Una vez fuera del agua, debemos comprobar si el paciente respira. Si es así debemos pedirle que tosa, para comprobar que obedece órdenes. Es posible que al toser expulse parte del agua que tiene en los pulmones, lo que sería muy buena señal, pero en caso de que no esté consciente o de que no respire hay que recostar al afectado colocando su cabeza de lado para facilitar que el agua pueda salir. Inmediatamente hay que hacer un masaje cardíaco con un mínimo de unas 100 compresiones por minuto. No debe realizarse respiración boca a boca, salvo que sea por un profesional experto. Lo más importante es mantener la circulación del paciente funcionando mediante el masaje cardíaco.

Así que recuerda, si te encuentras ante una situación de ahogamiento estos son los pasos básicos para llevar a cabo los primeros auxilios:

1.    Mantener la calma.

2.    Sacar al afectado del agua con cuidado: cabeza, cuello y columna alineados.

3.    Comprobar si la persona respira.

4.    Pedirle que tosa, para ver si obedece órdenes.

5.    Si tose y expulsa agua es muy buena señal.